Nacimiento del Río Castril

Pese al invierno extremadamente seco que hemos vivido, parece que unas pocas semanas de lluvia (no demasiado intensa) y un par de nevadas tardías han sido suficiente para que el Río Castril pegue todo un reventón en su nacimiento. Es una delicia ver que va crecido ya desde la cabecera, y que aguas abajo el Portillo suelta agua por sus potentes desagües.

Te interesará...