el Tejo (taxus baccata)

El Tejo es uno de esos árboles dotados de un especial misticismo. En el norte de España, bajo el influjo de la cultura Celta, esta conífera tiene un marcado carácter sagrado, siendo frecuente encontrarlo asociado a Ermitas y otros lugares de culto. En nuestras Sierras, sin llegar a la sacralización, sí está dotado de un cierto aire halo de misticismo, siendo frecuentes las leyendas y mitos asociados al mismo.

2.jpg

Como ejemplo, la madera de tejo solía utilizarse en la Sierra para confeccionar aperos de labranza, en la creencia de que su utilización impedía o retrasaba el crecimiento de la hierba. También ha sido asociado de una forma u otra a las serpientes: según a quien se pregunte es fácil obtener una versión o la contraria; la leyenda dice que, o bien bajo el tejo no se acercan los ofidios, o que las oquedades de su tronco son refugio de bichas. Sin duda estas asociaciones se derivan de su carácter fuertemente venenoso. Toda la planta, a excepción de los arilos rojos que cubren la semilla, contiene una sustancia tóxica llamada taxina.

PB162815.jpg

Sea como fuere, el hecho es que en la actualidad esta conífera tiene carácter relicto en las Sierras de Cazorla y Segura. Se ha adaptado con dificultad al clima predominantemente mediterráneo y sus poblaciones han quedado relegadas a los fondos de torcales y lapiaces, barrancos o laderas umbrías donde la humedad es mayor. Esta escasez ha motivado su catalogación como Especie en Peligro de Extinción, y su consiguiente protección.

CIMG7467.jpg

Sin embargo, no es extraordinario encontrar tejos en la Sierra, incluso formando arboledas. La más famosa es sin duda la de la Cañada de las Fuentes, con algunos pies centenarios y un pie dos veces milenario que podría ser el árbol más longevo de Europa Occidental. Sin embargo, también hay alguna tejeda con varias docenas de ejemplares jóvenes o muy jóvenes, lo que apunta a una regeneración que, en principio, garantiza la supervivencia de la especie en estas Sierras.

P2061242_stitch.jpg

En cuanto a la biología de la especie, el tejo es una conífera de tamaño medio (10 a 20 metros de altura, mayor excepcionalmente). Se trata de una especie dioica (con pies machos y pies hembras) y perennifolia, con una corteza marrón o rojiza y hojas de color verde intenso. Crece en ambientes húmedos, siendo sus requerimientos hídricos mucho mayores que los de otras coníferas como pinos o encinas. Su crecimiento es extraoidinariamente lento (no más de 10 a 20 centímetros por año), pero su longevidad va en consonancia con esta lentitud.

CIMG6754.jpgCIMG7264.jpg3.jpg4.jpgP1230289.jpg5.jpg6.jpgPA301674_stitch.jpgdomingo pascua 20008 061.jpg

Te interesará...